viernes, 20 de febrero de 2015

Desastrosa creación.

Querida Nada que el Todo ha creado, vengo a hablarte seriamente…
Seré breve y precisa.
¿Qué narices hacías en el momento de nuestra invención? Cuéntamelo por favor, que llevo muchos años pensando una respuesta mínimamente razonable y ni en lo más  hondo del pozo ni en profundidades de los desiertos la encuentro.
Tenemos la necesidad de sentirnos superior a cualquier otro ser vivo, y, como tan poderosamente poderosos nos creemos, así, sin más dilación acabamos con él.
Afirmamos ser los dueños del mundo sin nadie habérnoslos adjudicado. Es gracioso y todo. Ya me gustaría ver a los de ahí arriba como se ríen de nosotros y de nuestro súper festival…
Ni pudiendo utilizar la mitad del cerebro ya matamos los unos a los otros. Imagínate cuando a los próximos les des más capacidad. Vamos, en dos días se autodestruyen ellos solitos sin armas ni fuego.
Luego claro, interminables campañas tipo “Cuidemos a la madre naturaleza, sin ella no somos nada” o “Valoremos lo que tenemos que jamás lo recuperaremos”.  Ni que lo digas, pero para empezar recoge eso que has tirado al suelo si tanto la amas y deseas protegerla a tu más preciada joya.
¿Para qué me quitas lentamente la capacidad más bonita, la de imaginar? Perder la magia del pensar  y crear todo aquello que jamás hemos visto ni veremos, de ser libres en un mundo paralelo, de volar y alejarnos de la cruda realidad…  No sé cuéntamelo tu Nada, que yo aún esta decisión que tomaste, la verdad, que no la entiendo.
El don del pensar personalmente creo que tiene un pequeño matiz que no apuntaste bien antes de disparar, no. Abusamos de él y lo llevamos hacia la mala conducta. Pensar debería ser como las ansias de aprender, de innovar, de incluso sorprendernos a nosotros mismos, pero  jamás las ganas de liquidar, de odiar, de desear el mal y mayores palabras que no quiero pronunciar. Espero que de caras a tu próxima obra maestra este detalle lo soluciones que sino mal vamos, muy mal.
Somos lo suficientemente  perfectos para crear estereotipos y condiciones. Muy bien.  Pero entonces, ¿para poder considerar a alguien que sea de un color diferente del tuyo no somos tan perfectos por lo que parece? Ahí sí que te reprocho tu mayor error, la falta de respecto, el no saber querernos seamos de donde seamos y no aceptar a alguien por sus determinadas condiciones mentales o físicas. Nada, ahí la cagaste, la cagaste pero mucho. Cambia eso por favor.
Gracias por tu cordial atención Nada, espero haberte dado alguna pista para cuando te inspires otra vez poder hacer las cosas mejor.

Atentamente,


Tu desastrosa creación.

8 comentarios:

  1. Carlaa que maco! Collons com redactes 😍👌👏.

    ResponderEliminar
  2. Jo carla por momentos me impresionas más y es más estoy de acuerdo espero que la próxima vez no tenga fallos tan grandes como los pasados. Te quiero amor

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón sobre todo en lo de imaginar un mundo libre, porque este lo destruimos poco a poco debido a nuestros prejuicios y nuestro egoísmo.
    Tu eres autentica, sigue asi

    ResponderEliminar
  4. Gracias, te invito a seguir leyendo y que disfrutes!

    ResponderEliminar