sábado, 24 de enero de 2015

Escala de Do.

A capela, empieza a entonar.
Do
Parecía ser que tus alas encajaban en mi dorso; Que nuestras pecas creaban singulares dibujos. Parecía ser que cosíamos contradicciones.
Punto y seguido.
Re
No era de esperar. Mi sombra sentía celos de ti. Decía que ya no era yo su máximo confidente, que mis globos de ilusiones habían enlazado perfectamente con tus hilos de esperanza. Perdida en un bosque con árboles gritándome preguntas que  la verdad, me resultaban absurdas, que había estados regados con cientos de dudas, yo era la única respuesta.
Mi
Corrí el camino que tus brazos crearon alrededor de mí. Creí poder hallar el puente que cruzara el rio de tus labios; Bañarme en tus palabras y desear nadar tus besos.  Creí  poder llegar a la orilla de tus ojos; Reposar en la arena azul y como cuando éramos dos críos, escribir en ella con un palo nuestros nombres unidos.
Fa
Confié en las absurdas conversaciones que nuestros suspiros mantenían. Entre las frías sabanas y la tenue luz de la Luna se confiaron secretos que nunca nos confesaron. Fueron ambos dos perfectos testigos de sus más traviesas locuras, y nosotros, nosotros no mencionábamos defectos.
Sol
Tu corazón inerte avanzaba los segundos, el mío, destellando pasión, los paraba para hacerlos primeros. Huías del tiempo y te atrapaba en él, retrocedías en los recuerdos y pintábamos a ciegas unos de nuevos, prosperabas los sueños y yo, me dormí en ellos.
La
Quería, mejor dicho, deseaba que me contaras un cuento mientras a tu vera me aposentara. Un cuento sin argumentos, más bien, un cuento sin final, para así poder escuchar el hueco de tu voz susurrándome al oído noche tras noche. Insignificante lo sé. Quedó un escrito previo de esas narraciones en vela.
Si
Y era todo tan fascinante… Verano e invierno entrelazaban sus dedos declarándole a la naturaleza su obvio amor; Nuestras miradas se fundían en el polo más frío donde intentaban unir respuestas para hallar preguntas. Y ahora, ahora, solo queda un prado de tulipanes de  primavera.
Do


Punto y final.

8 comentarios:

  1. Precioso. El juego de las notas crea ritmo y musicalidad al texto.

    ResponderEliminar
  2. Esta escala musical me ha impactado , fascinante como todo lo que escribes tu

    ResponderEliminar
  3. Esta escala musical me ha impactado , fascinante como todo lo que escribes tu

    ResponderEliminar
  4. Es totalmente bello, congratulations.

    ResponderEliminar