domingo, 13 de diciembre de 2015

(Mi) Mujer

Querida mujer, hoy te escribo a ti.

No sé por dónde empezar esta carta que alzaré hacia el cielo… Quizá explicando porqué a ti, mujer.

Corren rumores de que no hay mal que por bien no venga, y no podemos hacer de este una excepción.

Es a ti a quien te escribo hoy, por ser la mujer que llenó de luz mis ojos, por ser la mujer que me afinó la sonrisa, por ser la mujer con la que soñaba. Por ser tú, mi única mujer.

Nunca olvidaré esas eternas tardes cuando todos dormían y yo me quedaba a tu vera mientras me contabas tus miles de vivencias de la infancia; Cuando te enseñaba a escribir alguna que otra palabra y te reías de ti misma por no saber ni lo que hacías; O cuando me contabas esos chistes subidos de tono, con los que a carcajadas juntas nos reíamos.

No miento si te digo que llegué a amar las telenovelas (pobre del que te las quitara) de los calurosos  mediodías de verano, que me llegaste a confesar, que era la quinta vez que la mirabas. Me entusiasmaba ver tu cara de felicidad al ver que hallaban la solución al problema, cuando realmente te sabías hasta el diálogo.

Esos pucheros y estofados ardiendo en pleno Agosto hechos por ti, mujer. Placeres de la vida.

Quién sino tú iba a ser capaz de crear una propia colección de muñecas tan “peculiares”. Todas estaban perfectamente diseñadas: camiseta interior, pantalones, jersey, chaleco, uñas pintadas, bufanda ( las que tenían frío), ojos de colores y unos pelos a lo loco. Hasta las hacías personalizadas hacia cierto familiar. Era muy gracioso verte camuflada entre ellas.

Nos han separado miles de kilómetros de distancia, y días, incluso años sin poder abrazarte… Pero te he querido con locura al ser mi única mujer.

Ahora te veo tan lejos y te siento tan cerca al levantar mi mano tratando de encontrarte; Pero me pierdo en el camino.

Y ese olor tuyo, mujer…

Y esas noches tomando el fresco y charlando hasta las tantas en la calle contigo, mujer…

Es irónico  pensar que al recordar todo sonrío, pero que al poner el punto y final las lágrimas vendrán.


Hoy, querida mujer, cuidada por la Luna, brillas en el cielo como la estrella que te mereces ser.

11 comentarios:

  1. Gracias cariño nadie podria descrivirla mejor eres unica !!te quiero

    ResponderEliminar
  2. Gracias cariño nadie podria descrivirla mejor eres unica !!te quiero

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hola carla! Me encanta tu blog! Si quieres seguirme te dejo el mio. Mil gracias
    http://consejosyrespuestasvirtuales.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar
  5. Un placer pasar por tu blog. Te invito a visitar el mío.
    http://andreszuniga-escritor.blogspot.com.ar/
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar